Hoy te traigo algunos consejos para abaratar un poco la cesta de la compra. Aunque la comida no es el principal gasto al que debas atacar, nunca está de más hacerte con pequeños trucos para ahorrar y llevarnos una grata alegría a final de mes 😉

¿Cómo ir al super y ahorrar al mismo tiempo?

Antes de ir a comprar

1 – Planifica tus comidas semanales o mensuales

Planifica tus comidas dependiendo de cada cuanto tiempo vayas al super (semanal o mensualmente). Esto evitará que caigas en uno de los principales gastos al hablar de comida: los imprevistos.

Como podrás imaginar siempre que no tenemos nada en casa para comer y tenemos que comer fuera o pedir algo ya preparado nos sale mucho más caro. Pudiendo ahorrar ese dinero si hubiéramos planificado con anterioridad.

2 – Piensa en comidas saludables y alimentos de temporada

A la hora de pensar las recetas que vas a preparar intenta que sean saludables. Además de ser mucho más nutritivas que la comida basura su precio es por lo general mucho más bajo ¡Todo ventajas!

Por otra parte si puedes comprar alimentos cuando estén de temporada serán mucho más económicos y sabrosos. De vez en cuando recomiendo echar un vistazo para saber cuales nos pueden interesar comprar en cada temporada, os dejo el calendario de frutas y otro de verduras.

3 – Haz una lista con lo que necesitas

Una vez tengas pensado cuales son las comidas que vas a hacer haz una lista con todo lo que necesitas y ajústate a ella cuando vayas a comprar.

Cuando hagas esta lista piensa en aprovechar lo que compres para hacer diferentes recetas y así aprovechar al máximo tu cesta de la compra sin tener que tirar nada (algo que también nos hace perder dinero).

Es cierto que no nos va a salir perfecto a la primera, sino que a base de ir repitiendo el proceso iremos mejorando y aprendiendo de nuestros errores. Por ejemplo, si ves que tienes que tirar algún alimento antes de utilizarlo mejor cómpralo congelado o enlatado.

Un truco es comprar frescos los que primero vayas a utilizar y congelados los que tengas pensado consumir a final de semana. Verás como poco a poco te vas convirtiendo en todo un experto y ahorrando al final de cada mes 😉

Cuando estás en el super

1 – Ajústate a la lista de la compra

A veces podemos tener la sensación de querer más cosas de las que llevamos en la lista, aunque tengamos todas nuestras comidas planificadas. Intenta evitar comprar cosas por impulso ya que sólo harán engordar tu cesta de la compra.

¡Ojo! Es recomendable ir sin apetito a hacer la compra, de lo contrario te entrarán ganas de comprar todo el supermercado aunque no entre dentro de tu plan.

2 – Alerta con las ofertas

Siempre puedes encontrar promociones muy beneficiosas para ti, pero ten cuidado porque muchas veces intentan vendernos como una oferta cuando en realidad no lo es. A veces anuncian una rebaja cuando en realidad no es así o es mínima. Échale a un vistazo a la fecha de caducidad, ya que muchas veces la “ganga” caduca en el mismo día.

Tampoco caigas en la trampa de comprar mucha más cantidad de la que necesitas sólo porque esté de oferta. Al final terminarás por no consumir esos alimentos y tirando el dinero a la basura. Ofertas sí, pero con cabeza.

3 – Di sí a los productos de marca blanca

No dudes en ir probando los productos de marca blanca de vez en cuando. En muchas ocasiones te sorprenderás al comprobar que la calidad es casi la misma, mientras que el precio es mucho menor. Por ejemplo, en Mercadona las pizzas de su marca blanca Hacendado están fabricadas por Casa Tarradellas.

4 – ¿Confus@ ante los precios? Fíjate en el precio por unidad

Si a veces te cuesta decidirte ante el popurrí de precios que nos encontramos en cada selección, no te preocupes, no te volverá a pasar. No has de fijarte en el precio total del producto (el que aparece en grande), sino en el precio por unidad.

Así podrás comparar las diferentes alternativas sin tener que estar pensando en la cantidad de cada una. Tranquil@, no tendrás que ponerte a hacer estos cálculos, en la mayoría de supermercados lo indican, pero en un tamaño algo más pequeño 😉

Esperamos que te hayan gustado estos pequeños trucos para hacer la compra. Aquí podrás ver otros consejos para ahorrar que te ayudarán a mejorar tus finanzas personales ¡Recuerda seguir Ahorrar es Posible en las Redes Sociales!

Compártelo ¡Gracias 🙂!

Deja un comentario