comprar cosas de segunda

Ahorrar comprando cosas de segunda mano

Ahorrar comprando cosas de segunda mano es una estrategia buena cuando lo que necesitamos es gastar lo menos posible. Lejos de lo que muchos piensan, las cosas de segunda mano no necesariamente son cosas en mal estado, de hecho, se pueden encontrar auténticas joyas en las tiendas de ahorro o de cosas usadas. Todo esto sin mencionar el enorme impacto ambiental positivo que tiene este hecho.

Desde electrodomésticos hasta ropa y libros, existe un mercado de cosas de segunda mano allá afuera. Inclusive en internet ya hay varias webs exclusivamente dedicadas a comercializarlas, y sin ir muy lejos en plataformas como Facebook Marketplace puedes comprar y vender cosas usadas sin intermediarios.

Cosas que vale la pena comprar de segunda mano

Es necesario que te diga que hay cosas que vale comprar de segunda y otras que no, a continuación te listo algunas cosas que si vale mucho la pena comprar usadas y que te proporcionarán ahorros notables:

Juguetes, ropa y accesorios para bebés:

Los bebés durante su primer año de vida crecen muy rápido y sus necesidades van cambiando en cuestión de meses. Cosas como la cuna, andadera o corre pasillos, silla de comer, cojín de lactancia, ropa, zapatos, portabebé, bañera y hasta coches o carriolas pueden comprarse de segunda mano sin problemas. Eso sí, asegúrate de que puedas revisar el objeto en persona y preguntar al vendedor por posibles detalles por el uso. Si haces una buena compra y cuidas bien el producto, puedes incluso revenderlo cuando ya no lo necesites más.

Ropa de fiesta:

Seamos honestos, la ropa de fiesta es de las que menos se usa y la más costosa, incluso si la alquilas. Es por eso que es preferible muchas veces comprarlas de segunda mano, su precio suele ser mucho más bajo que la ropa de fiesta nueva y lo mejor de todo es que luego si lo deseas puedes revenderla y recuperar lo que gastaste en ella.

Artículos decorativos:

Tales como cuadros, jarrones, maceteros, marcos de fotos, plantas decorativas, mesas, muebles y otros objetos usados únicamente para adornar o decorar un espacio. Por lo general estos objetos comprados nuevos en cualquier tienda de retail suelen ser costosos y cada vez los hacen de peor calidad. Así que una buena forma de ahorrar es comprandolos en remates o ventas de garage.

Libros:

Los libros por lo general suelen ser costosos, en especial los que son especializados. Es por eso que resulta muy rentable y conveniente para tu bolsillo si los compras usados. Lo mejor de todo es que son un bien que puedes volver a vender cuando ya no los necesites, y aunque no paguen mucho por ellos, al menos recuperarás una parte del dinero que gastaste en ellos.

Quizás te interese leer:  41 Frases del libro el hombre mas rico de Babilonia

Discos y CDs de música, películas o videojuegos:

Desplazados por el streaming y las aplicaciones, los discos y CDs se consideran ya una antiguedad, sin embargo todavía hay muchas personas que las utilizan y una gran oferta de ellos en la calle. Así que ¿por qué comprarlos nuevos cuando puedes pagar hasta un 80% menos comprandolos usados?

Electrodomésticos:

Refrigeradores, estufas, batidoras, televisores, en fin, la lista de electrodomésticos que puedes comprar usados es larga, y puedes encontrarlos con descuentos increíbles. Eso sí, debes tener mucho cuidado al comprarlos y revisarlos bien. De preferencia opta por comprarlos en alguna tienda en la que te ofrezcan algún tipo de garantía, aunque sea de meses, y procura no comprar aquellos que tengan mucho tiempo de uso, ideal menos de 5 años.

Automóviles:

Este es otro mercado de segunda mano que cada vez crece más. Sabemos que los automóviles son costosos y también que se pueden encontrar auténticas joyas entre los usados. Es una buena forma de comenzar si es el primer auto que te compras y tu presupuesto está ajustado.

Adornos de navidad y disfraces de temporada:

Este tipo de productos que solo usamos una vez al año y que no son de alta importancia no deberían representar un gasto que nos impida ahorrar, es por ello que vale la pena comprarlos de segunda mano. Además, son cosas que no cambian con el tiempo, no pasan de moda, Santa Claus siempre irá de rojo y los vampiros en halloween se verán igual cada año, por eso aparte de comprarlos usados, los puedes reutilizar por varios años si los compras en muy buen estado.

Lo que nunca deberías comprar usado:

Existen ciertas cosas que de verdad te recomiendo nunca comprar de segunda mano, porque podrían resultarte más pérdidas que ganancias, algunas de ellas son:

Laptops, PCs y celulares:

Conozco más de un caso en el que al comprar uno de estos productos han salido perdiendo, la mayoría de los casos suelen ser porque el vendedor no termina siendo del todo honesto en cuanto a la capacidad del equipo, o si ha tenido reparaciones previas por manos poco especializadas. Aunque el precio del producto pueda parecerte una auténtica ganga, créeme, vale la pena hacer un gasto inicial mayor, pero saber que tienes un equipo 100% nuevo y con garantía de una tienda seria.

Zapatos:

Los zapatos por muy de buena marca que sean, siempre tienen un tiempo de caducidad, el pegamento se vence, las costuras se deterioran y los materiales sintéticos se desgastan. Aunque por fuera puedan tener un aspecto como nuevo, no te confíes, los zapatos usados pueden ser muy viejos y tener poco uso, y más pronto que tarde te pueden dejar en la calle y hacerte pasar vergüenzas.

Quizás te interese leer:  41 Frases del libro el hombre mas rico de Babilonia

Ropa interior y trajes de baño:

Es muy poco higiénico comprar este tipo de prendas usadas, ya que han estado en contacto con partes íntimas de otras personas. Por mucho que puedas lavarlos, yo no me confiaría. Lo mejor es invertir en un buen traje de baño que no pase de moda y ropa interior de calidad que te dure por mucho tiempo.

Consejos para comprar cosas usadas de forma segura:

Hoy en día existen muchos sitios webs y tiendas físicas en los que puedes comprar cosas de segunda mano sin problemas, sin embargo siempre hay cierto riesgo de caer en estafas o ventas fraudulentas. Para evitar caer en cualquier engaño, toma en cuenta los siguientes consejos a la hora de hacer tu compra:

Prefiere los sitios físicos, en especial si son tiendas ya establecidas con años dedicandose a la venta de cosas usadas. Antes de comprar revisa muy bien el producto, que no tenga alguna falla y si encuentras alguna y consideras que la puedes tolerar, al menos pide una rebaja extra por el detallito. También es ideal que preguntes si la prenda tiene cambio o devolución, en la mayoría de los casos, estas tiendas aceptan cambios producto por producto.

Si vas a comprar online, prefiere hacer tus compras en páginas webs que ofrezcan algún tipo de garantía. Actualmente la mayoría de las plataformas de venta online en las que se venden cosas de segunda mano, retienen el dinero de tu compra y no lo entregan al vendedor a menos que tú como comprador confirmes que has recibido el producto y estás conforme con él. En caso de no estarlo, te permiten devolver tu compra sin problemas.

Si optas por comprar por tu cuenta a través de páginas de clasificados o redes sociales, fíjate en la calificación de la persona como vendedor. Si la página no ofrece esta opción, toma las precauciones de no hacer pagos por adelantado, no hacer transferencias bancarias sin haber visto el producto. En estos casos lo mejor es acordar una entrega en persona para que puedas revisar bien el producto y hacer el pago al mismo tiempo que recibes el producto.

Deja un comentario